17 mayo, 2009

Mike Amigorena, Marcelo Tinelli y el éxito


Luego de ver varios reportajes en youtube, al menos existen 60 minutos de distintas apariciones de Mike Amigorena en programas de tv, encontré un video en el cual el actor y músico mendocino interpreta una canción vaporosa, al estilo de las italianas de San Remo, más allá de la referencia a la plancha. Es una fina pieza de humor.
Recordé, entonces, una nota que escribí a los pocos días de comenzar a emitirse "Los exitosos Pells". Fue publicada como nota de opinión en un diario digital que nunca terminó siéndolo, pese a las ínfulas de sus dueños y periodistas. Aún hoy recuerdo que cuando eran convocados colegas para sumarse al proyecto, uno de los propietarios, arengaba: "Vamos a hacer el mejor diario digital del mundo". No se veían botellas de malbec o champagne cerca, eso sí.
Lo que escribí el 22 de noviembre de 2008 fue una nota que titulé "Los exitosos Marcelo Tinelli y Martín Pells". En un párrafo apuntaba: 
"Me gusta pensar que Tinelli era como Gonzalo. Y que la enorme variedad de la vida lo llevó a transformarse en Martín Pells. Sería increíble que su programa de baile sucumbiera ante una comedia romántica que habla de un tipo que bien podría ser él. Tal vez reflexionamos ante evidencias como éstas. Así es el éxito con los exitosos". 
En otro aparte, y casi al pasar, me detuve en un paralelo entre ambos casos nacionales de éxito:
"Da la sensación, de a ratos, que la ficción es el programa de Tinelli y que la realidad misma se origina en una comedia romántica. Tinelli no usa actores y, en cambio, los Pells posee una nómina de ellos más que interesante (a propósito: qué buena idea tuvo Mike Amigorena cuando decidió irse de Mendoza: su irrupción en la tele jerarquiza la profesión de actor)".
Por esos días, en Diario Perfil, su director, Jorge Fontevecchia, escribió un artículo sobre los Pells, con reflexiones muy certeras y originales.
No pasó una semana para que el nuevo director del pretendido "mejor diario digital del mundo", un gurka, me comunicara que habían decidido mi despido. Hoy, mientras veía los reportajes de Mike Amigorena y Carla Peterson, seis meses después, entendí mejor la influencia de Marcelo Tinelli, a veces más importante de lo que sospecho.
No me gusta estar en contra de nada ni de nadie, aunque es inevitable pensar que la noción del éxito, en un país carente de él, es un absurdo. Y ni siquiera muy artístico.
Ahora sí, Mike Amigorena, en "Yo soy sola", de Nacho Donatti.


No hay comentarios: