04 julio, 2009

Leonard Cohen vuelve a Paris

Desde el 11 de mayo de 2008, cuando abrió una larga gira internacional, Leonard Cohen ofrece los beneficios de un trabajo marcado por la gracia y la excelencia. De Montreal a París desde Nueva York a Atenas, de Sydney a Londres (allí fue filmado el DVD en vivo), dejó su estela en la memoria de un humilde gigante, que no ha sacrificado sus necesidades en altar de la banalidad y el aburrimiento. A pesar de que está llegando a su ocaso, la vida de este hombre parece brillar como un amanecer.
Cohen se ha concedido una libertad que muchos de sus contemporáneos han considerado oportuno renunciar: vivir y crear a su propio ritmo.
Esta vez, su sed de viajar es una necesidad dictada por el exterior, no interna. Hoy en día él no lo oculta: su gira mundial fue motivada por la necesidad de su rehacer financiero. Pero es de apuestas que él vio en esta aventura una buena manera de hacer como hombre y como músico. Para revivir una y otra vez sí mismo. No hay ninguna razón por la que iba a cambiar a los 74 años.

Extracto de la nota de Richard Robert para LesInrock.com

No hay comentarios: