Mostrando entradas con la etiqueta martin varsavsky. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta martin varsavsky. Mostrar todas las entradas

23 octubre, 2008

"Lo apasionante de Internet es que se transforma cada día"

Entrevista con Javier Moya, Director Proyectos Editoriales, Lavinia Interactiva, Madrid



Por Mauricio Runno
Hace un mes el entrevistado dejó de ser un hombre del Grupo Prisa. Allí se desempeñaba como Jefe de la Sección "Nuevos Proyectos", en Prisacom, que en otros términos significaba el desarrollo y lanzamiento de nuevos proyectos, servicios y productos editoriales (La Comunidad, widgets, diccionarios, el tiempo). Antes, sin embargo, había sido Jefe de la Sección "Participación" y Subjefe de la Mesa de Redacción (él explicará más adelante sus funciones y responsabilidades). Cuando uno habla del Grupo Prisa debe anotar que se trata de un poderoso multimedio, integrado por la nave insignia, el diario “El País”de Madrid, que se completa con los siguientes medios en sus versiones digitales: Cadena Ser, As y Cinco Días. Pese a no trabajar más allí, en la línea de fuego si ustedes lo prefieren, Javier Moya continua la relación con Prisa, ya que es Profesor invitado de la Escuela de Periodismo en “El País” (tiene allí 32 horas lectivas sobre periodismo interactivo en medios digitales y blogs).
Luego de una labor de 9 años en esa empresa uno pensaría que este pionero del periodismo digital disfruta de vacaciones o etapas sabáticas o descansos varios. Pero no, nada de eso. Y muy por el contrario. Sus nuevos horizontes lo han llevado a ser Director de Proyecto en Lavinia TC, donde está al frente de la coordinación de los proyectos editoriales de Lavinia Interactiva en Madrid, que se destaca por su trabajo en la industria de la información y el entretenimiento en medios digitales de manera interactiva y multimedia. Una de las grandes experiencias y conocimientos de Moya es su especialización en el área de interacción con los usuarios, estimulando la participación y generación de contenidos por parte de los mismos. O sea: el corazón de la web 2.0.
“En 1999 se funda Prisa.com, y contrataron a una cantidad de gente que trabajaba en otros medios, entre ellas yo. En principio trabajé en la página de los 40.com, la radio musical más escuchada de España, donde estuve dos años. De allí pasé a El País.com, y comencé a trabajar en lo que llamamos Mesa de Coordinación, donde se articula el flujo de información generado por los diferentes medios que integran Prisa, como por ejemplo, Cadena Ser, El País, Kalipedia, As”, dice.
Hace poco más de un mes se realizó la conferencia de la Online News Association (ONA), la mayor organización de periodismo en internet de Estados Unidos. Se desarrolló en el hotel Capitol Milton, de Washington, el mismo lugar en el cual Bill Clinton hizo su selección de personal para elegir vicepresidente. La reunión de periodistas sirvió para varias cosas, entre ellas otorgar el premio a la excelencia para webs de tamaño pequeño de habla no inglesa, categoría que fue estrenada en esta ocasión, pese a que la ONA funciona desde 1999. En la categoría de medios grandes la disputa fue dura entre tres medios más que importantes: El País, O`Globlo y Einestages.de (Alemania). Ganaron los españoles, porque “el jurado valoró sus infografías, habló de periodismo de primera clase y de cómo un medio tradicional puede destacar en la arena digital”. Javier Moya debe sentirse más que orgulloso.
Por último un dato que este cronista acaba de descubrir, y que tampoco es un secreto, aunque pareciera formar parte de otra faceta de Moya: es miembro de un grupo musical llamado Mittens, por lo que ya puede oírse otra parte de sus talentos. En MySpace, desde luego.
- Tu carrera como periodista comenzó en 1998. Y exclusivamente en medios digitales. También estudiaste Sociología. ¿Por qué el abandono de tu primera vocación?
- ¡Mi primera y genuina vocación es el periodismo! Pero preferí estudiar otra carrera que me gustaba mucho como complemento previo al desarrollo del periodismo. Tuve la inmensa suerte de poder hacerlo.
- Sos un referente del periodismo digital, al mismo tiempo que un pionero del área…
- Un pionero sí, porque fui de las primeras personas en trabajar en un medio de comunicación digital en España. En cuanto a lo de ser un referente…creo que no. Por ejemplo, referentes en España son periodistas como Mario Tascón, Noelia Fernández, Jorge Martín, Alberto Knapp, Álvaro Ortiz, Ramón Salaverría, Ruth Blanch, o Ismael Nafría, según mi criterio, desde luego.
- ¿Cómo fueron los comienzos, desarrollar el periodismo con una herramienta hasta entonces bastante desconocida?
- Los comienzos vistos desde el tiempo fueron divertidos y duros. Divertidos porque nadie entendía nada y hacíamos lo que nos daba la gana; y duros porque las redacciones tenían muy poco personal, por un lado, y se perdía mucho tiempo, por otro lado, realizando tareas aburridas y mecánicas para publicar las páginas web.
- Una de tus mayores insistencias al hablar de estos temas es el cambio que se produce entre periodistas y lectores. ¿Cómo se definiría esta nueva relación?
- Se ha perdido la distancia entre periodistas y lectores. Esto no quiere decir que estemos todo lo juntos que se debiera, pero se ha acortado mucho una distancia que en el periodismo escrito era muy grande. En los medios impresos, salvo alguna sección como ‘Cartas al Director’, los lectores se limitaban a leer. Su poder de influencia era escaso. Ahora, gracias a los medios digitales y a las herramientas de publicación online, la brecha es menor, ya que los usuarios (yo no los considero sólo como lectores) pueden influir en el medio de comunicación, transformarlo y establecer un diálogo con los periodistas que enriquece el trabajo periodístico y lo hace más atractivo para otros usuarios.
- ¿Cuál es la tendencia, según tu experiencia en "El País"?
- En resumen, es el diálogo frente al monólogo, la transparencia frente a la opacidad.
- Has dicho que un año en Internet equivale a una década en los cambios que suceden fuera de ella. ¿La aceleración del tiempo es una realidad con qué alcances?
- En general, vivimos en un tiempo en el que la velocidad de las transformaciones a cualquier nivel es realmente impresionante. Internet es el medio acorde a estos tiempos, donde estar atento a lo que sucede exige una atención regular y elevada. Pero, además, tiene otro componente y es que las redacciones en Internet se manejan en 24 x 7: 24 horas al día, todos los días a la semana. Así, un día de Internet equivale a varios en el mundo analógico. Da la sensación, entonces, que una vez transcurrido un año, ha pasado una ‘década de las de antes’.
- ¿Quiénes son los que piensan la evolución de Internet? Puede hablarse de un grupo de personas en el mundo en esa tarea. ¿Quiénes serían diez de esas personas?
- La mayor parte de las personas que piensan la evolución en Internet son profesionales anónimos que, por lo general, se dedican al desarrollo informático. Ellos son los que realmente son visionarios. Dentro de las personas a seguir con un perfil conocido situaría a:
1) Sergey Brin y Larry Page, de Google.
2) Steve Jobs, fundadores de Apple.
3) Jack Dorsey y Biz Stone, de Twitter.
4) Jeff Jarvis, autor de Buzzmachine, página de referencia para el sector de la comunicación en EE.UU.
5 ) Mario Tascón, Director de Contenidos de DixieRed.
6) Álvaro Ortiz, CEO de La Coctelera.
7) Chris Anderson, Director de Wired Magazine.
8) Martín Varsavsky, empresario, fundador de Jazztel y FON
9) Chris Hughes (ahora asesor de Barack Obama) y Mark Zuckerberg, cofundadores de Facebook.
10) Jimmy Wales, fundador de Wikipedia.
- Entre las funciones de tu trabajo en Prisa eras encargado de generar ideas para incentivar la participación de los lectores en el medio, y luego encauzar y gestionar los aportes recibidos. ¿Qué aprendiste de esta experiencia?
- El principal aprendizaje es que el lector está ansioso porque sus opiniones e historias cuenten en el medio que ha elegido para informarse y entretenerse. Desde el punto de vista periodístico el ‘feedback’ que produce el usuario en un medio es muy rico para la profesión periodística digital. La clave está en integrar toda esta participación con la información diaria.
- ¿Y cuáles fueron los errores?
- Errores hay muchos. Los principales son no haber sabido encauzar más y mejor la participación de los lectores y su integración en la información; y no haber dejado “en abierto” toda la opinión de los lectores. Soy partidario de que todo esté “en abierto” (si alguien vulnera las normas del medio, se elimina la opinión). Muchas zonas todavía se encuentran moderadas a priori.
- Muchos entienden que con los medios digitales nos dirigimos hacia un periodismo de no periodistas. ¿Cuál es tu visión?
- Quien opina eso no sabe qué es el periodismo digital y seguro que considera a Google como el enemigo. El periodismo digital es aquél periodismo cuyos canales son dispositivos digitales. Se hace periodismo con nuevas formas narrativas que suman lo mejor de cada canal tradicional: texto, audio, fotografía y vídeo, más la participación de los usuarios.
- A menudo quienes desarrollan trabajos relacionados con el mundo digital suelen experimentar una sensación de vértigo, como la de reinventar los medios de comunicación. ¿Qué cambió en tu vida al trabajar con Internet?
- Mi vida cambió con la llegada de Internet tanto de manera personal como profesional. Lo realmente apasionante de este medio es que se está transformando y reinventando cada día desde que nació. En un medio tradicional lo único que puede cambiar son algunas secciones o formatos. Internet, sus herramientas, tecnologías y conexiones han cambiado y cambian tanto que es absolutamente alucinante asistir y participar de ellas desde primera fila. Es un privilegio absoluto, porque estos cambios en los medios de comunicación se dan de siglo a siglo.
- Se habla con frecuencia de la crónica de una muerte anunciada: los diarios impresos en papel. ¿Cuál es la situación en este sentido? ¿Hay un plazo para que esto ocurra, en tal caso?
- No sabría poner fecha a la muerte del papel. Ni tan siquiera si fallecerá. Está claro que el negocio de la prensa en papel se va a reajustar a los tiempos que corren. Unos tiempos en los que las telecomunicaciones y el transporte van a una velocidad de vértigo exigen que la información también. El proceso industrial de fabricación de un periódico en muchos casos no va a tener sentido. Pero también creo que sí tendrá sentido en las grandes urbes. Allí donde no haya tiempo para leer prensa escrita a diario es posible que muchos periódicos se transformen en semanales, en los cuales haya más análisis, profundidad en las informaciones. En tu país hay un periódico, “Perfil”, que se publica los sábados y domingos. Seguro que le irá bien en unos años. Te centras en información digital de lunes a viernes y el fin de semana editas periódicos con otro tipo de formatos periodísticos más en profundidad: entrevistas, reportajes, informes.
- Hace algunas semanas estuviste en Uruguay dando un curso sobre periodismo digital. ¿Cuál es la realidad en Sudamérica? Has compartido foros y seminarios con representantes de distintos medios de la región.
- Sudamérica tiene unos muy buenos medios digitales: “El Mercurio”, de Chile. Argentina tiene “La Nación”, “Clarín” o el vuestro en Mendoza. “O Globo” y La “Folha de Sao Paulo” en Brasil. “El País”, de Uruguay. “El Comercio”, en Perú. “El Tiempo” y “La República”, de Colombia. “El Universal” y “Reforma” de México. Quizá Sudamérica vaya un poco más retrasada en cuanto al número de internautas, a las conexiones y a la banda ancha en comparación a lo que vivimos en España, pero lo mismo nos sucede a nosotros en relación con países europeos más avanzados o con Estados Unidos.
- ¿Sos partidario de la no moderación de los comentarios de los lectores en las notas? ¿En qué se basa tu posición?
- Como decía antes: no podemos cortar el grifo a más del 90% de los usuarios que son respetuosos por culpa de un porcentaje pequeño de usuarios que no saben expresar su opinión sin llegar al insulto o la mentira. Vayamos por ese pequeño porcentaje y no molestemos a la mayoría. Hay un artículo de Jeff Jarvis genial sobre el tema.
- Por último quería preguntar acerca de la importancia de los blogs dentro de los diarios digitales. "El País" ha logrado ofrecer una cartera importante. ¿Cuál es el rol de ellos en el flujo de lectores?
- La importancia de los blogs es fundamental en los medios digitales, pero muchos de ellos se equivocan pensando que los blogs son columnas de opinión en Internet. En “El País” nos pasaba con muchos de ellos. Pero lo que realmente fue y es importante en “El País” es ‘La Comunidad’ de blogs de lectores, que supuso un gran incremento de usuarios al web.
- A propósito: ¿cuál es tu opinión del blog escrito allí por el argentino Hernán Casciari?
- El de Hernán Casciari es mi favorito. Primero le contraté para hacer la novela digital y después le contraté para realizar ‘Espoiler’, que es realmente brillante como todo lo que realiza Hernán. Ahora lo leo como un usuario más.

29 mayo, 2008

Brasil y Argentina, el juego de las grandes diferencias


Por Mauricio Runno

Dos autorizadas opiniones han surgido esta semana, desde distintas ciudades del mundo, aunque ambas coinciden en descatar lo que sucede en Argentina y Brasil. No deja de ser curioso que aún, con visiones e intereses dispares, ambos pensamientos se unan a la hora de resaltar una crisis, la argentina, y destacar un florecimiento, el brasilero, en tiempos en que parece que cada uno de los argentinos debería tomar postura.


El primero de los testimonios es el escrito por Martín Varsavsky, un empresario que hace algunos años donó parte de su patrimonio para intentar colocar a nuestro país en la vanguardia de los sistemas educativos relacionados con la tecnología. Lo hizo a través de la red Educ.ar. Ayer, Varsavsky, que vive en España, escribió en su blog, una nota titulada "El Brasil de Lula, la Argentina de los Kirchner". Entre lo más destacado, y que debería mover el espíritu crítico y autocríticos de quienes vivimos en el país, se lee:

"Me duele decir esto, pero cada conversación que tengo con analistas de política internacional en Europa y Estados Unidos en las múltiples cenas y conferencias a las que voy confirman la misma opinión. Lula es muy querido internacionalmente, los Kirchner son directamente despreciados. La cena de anoche en casa con unos 15 expertos de diversos países sobre América Latina no fue excepción. El tema va más allá de que Argentina haya hecho default y Brasil no. Se trata más del entendimiento que tiene Lula de la necesidad de jugar y ganar el mundial de la economía llamado globalización.

Lula compite en la globalización como Brasil juega al fútbol, ganando. Argentina, que tiene todo para ganar también, pero, lamentablemente, tiene una pareja presidencial que cree que el maltrato al extranjero los hace populares. Pero están equivocados. Argentina, gracias a su gestión, está aislada y es el hazmereir de los europeos, norteamericanos y sus propios vecinos del Mercosur.

Yo, aunque sea argentino, ya me cansé de defender a mi país. No es por falta de amor, que me sobra, sino porque sus dirigentes son tan antipáticos que no voy a tratar de hacerle los amigos que ellos no quieren tener. Fuí embajador itinerante argentino durante el gobierno de Fernando de la Rua, Duhalde y Kirchner y encontré que la tarea era una verdadera misión imposible, ya sea por la incompetencia de De la Rúa como la actitud arrogante e insensible hacia el mundo de los dos presidentes peronistas. La reelección de los Kirchner como pareja me recuerda a la reelección de Bush por el pueblo norteamericano. Primero el inentendible entusiasmo en el momento de votar que lleva a la reelección, pero luego, rápidamente, el pueblo se da cuenta del grave error cometido y… ya es tarde".


El segundo testimonio es del editor de la revista americana "Foreign Policy", Moisés Naim. Su artículo es una de las columnas más influyentes del periodismo en Estados Unidos. Su nota se títuló con un explícito "Lula versus Chávez". Y es, en verdad, un buen estado de la situación del continente, donde nuestro país es apenas mencionado como un lugar donde "PDVSA, la petrolera venezolana, es utilizada para importar pollos y exportar maletines llenos de dólares en jets privados a Argentina".


Un extracto de la nota de Naim, desde Washington: "Mientras Chávez exporta la revolución bolivariana, Lula promueve las empresas brasileñas en el mundo. Mientras el venezolano espanta a los inversores, el brasileño los seduce. Reacciones que reflejan sus diferentes estrategias internacionales y sus actitudes hacia la globalización. Mientras Hugo Chávez se dedica a insultar a la Interpol, Lula da Silva celebra a Standard & Poor's. La Interpol existe para combatir el crimen internacional y Standard & Poor's para evaluar riesgos de inversión. Las dos acaban de emitir importantes informes. Interpol certificó que la información que vincula a Hugo Chávez con los terroristas de las Farc no fue "plantada" por partes interesadas en comprometerlo. Standard & Poor's certificó que Brasil tiene un clima muy favorable para los inversionistas.

La reacción de ambos estadistas no se hizo esperar. "Corrupto, vago, policía gringo, payaso, ridículo, innoble..." fueron algunos de los calificativos que usó el presidente Chávez para describir a Ronald Noble, el secretario general de Interpol, organismo integrado por 186 países, incluyendo Venezuela. La reacción de Lula da Silva al de Standard & Poor's fue algo diferente: "Es casi como si fuera un momento mágico para el país... Tenemos que estar felices, pero con mucha seriedad y sensatez... no debemos dejar que la euforia nos haga perder la seriedad... hicimos un ajuste fiscal delicadísimo, conseguimos reducir la inflación, aumentar las reservas, aumentar las exportaciones". Estas dos reacciones no solo reflejan el carácter de los dos presidentes, sino también sus muy diferentes estrategias internacionales y sus actitudes hacia la globalización. Mientras el venezolano espanta a los inversores, el brasileño los seduce. Mientras Chávez se dedica a las Farc, a exportar la revolución bolivariana y llamarle nazi a Ángela Merkel, Lula se ocupa de promover las empresas brasileñas en el mundo y a pasar el fin de semana con George W. Bush en Camp David, persuadiéndole para que le ayude con sus exportaciones de etanol.


Está claro: mientras Chávez se gasta los ingresos petroleros en promover la globalización política y militar de América Latina, Lula da Silva ya es el campeón de la globalización económica. Desde el día en que Lula fue electo en el 2002, la bolsa de Brasil ha ganado un 1.600 por ciento. En ese momento, Brasil era considerado un país de alto riesgo y se pensaba que Lula llevaría la economía al desastre. Para sorpresa de todos, Lula privilegió la estabilidad económica que había conquistado su predecesor, el admirable Fernando Henrique Cardoso. Esta apuesta le ha dado resultados. Hoy, Lula es el presidente más popular que ha tenido Brasil en décadas. Las razones están a la vista y no sólo para los inversores. En los dos últimos años, 23 millones de brasileños han salido de la pobreza y, lo que es más, ahora tienen vivienda, auto y otros bienes. La desigualdad en el ingreso ha bajado y el país disfruta del mayor nivel de prosperidad en treinta años. Los niveles de consumo de comida, electrodomésticos y medicinas de las clases con menores ingresos no tienen precedentes.

Tanto Lula como Chávez son fieramente críticos de la globalización. Sin embargo, los dos la utilizan con gran provecho: Lula para estabilizar económica y políticamente a su país y Chávez para influir sobre sus vecinos. En Venezuela, el flujo de inversiones extranjeras ha caído a niveles insignificantes y hoy el país recibe menos inversiones extranjeras que algunos de los países más pequeños y pobres del mundo. Mientras tanto, Lula ha convertido a Brasil en destino obligado para los inversores.

Todo esto no quiere decir que Lula haya abandonado sus entusiasmos por el tipo de emociones políticas que provoca Chávez. Según el presidente brasileño, "Chávez es, sin dudas, el mejor presidente que Venezuela ha tenido en cien años". Esto sorprendió a los analistas que no encuentran en las políticas del presidente brasileño parecido alguno con las de Chávez. Pero los más sorprendidos fueron los millones de venezolanos que viven cada día con los resultados de la conducta del "mejor presidente que han tenido en cien años". Los venezolanos se preguntan: ¿Si a Lula tanto le gusta Chávez, por qué no lo imita? O mejor aún: ¿por qué no se lo lleva a Brasil?".